URGENCIAS

La atención de urgencia es aquella que se presta al paciente en los casos en que su situación clínica obliga a una atención sanitaria inmediata. Se dispensará tanto en centros sanitarios como fuera de ellos, incluyendo el domicilio del paciente y la atención in situ, durante las 24 horas del día, mediante la atención médica y de enfermería, y con la colaboración de otros profesionales.

El procedimiento y el modelo organizativo para la atención de urgencia serán establecidos por las administraciones sanitarias competentes, de manera que el acceso a la prestación se realice en el tiempo y lugar adecuados para facilitar una atención adaptada a las necesidades de cada paciente. La atención de urgencia se entiende como una atención integral y continua que se presta por atención primaria y especializada, y por los servicios específicamente dedicados a la atención urgente.

La coordinación de los diferentes intervinientes en la atención de urgencia se realizará, a través de los teléfonos 112, 061 u otros, por los centros coordinadores de urgencias y emergencias sanitarias, que garantizarán, las 24 horas, la accesibilidad y la coordinación de los recursos disponibles para este tipo de atención.

Asimismo se potenciará la coordinación de los servicios sanitarios en los planes de catástrofes y la colaboración con los servicios de urgencias y emergencias dependientes de distintas administraciones e instituciones, como Protección Civil, Cuerpos de Prevención y Extinción de Incendios, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado u otras, en las situaciones que se precise.



Telephone: 112

La Cartera de servicios comunes de la prestación de atención de urgencia comprende:

  1. La atención telefónica, a través de los centros coordinadores de urgencias sanitarias, que incluye la regulación médica de la demanda asistencial asignando la respuesta más adecuada a cada urgencia sanitaria; la información y la orientación o consejo sanitario.
  2. La evaluación inicial e inmediata de los pacientes para determinar los riesgos para su salud y su vida y, en caso de ser necesaria, la clasificación de los mismos para priorizar la asistencia sanitaria que precisen. La evaluación puede completarse derivando a los pacientes a un centro asistencial si fuera necesario, para la realización de las exploraciones y procedimientos diagnósticos precisos para establecer la naturaleza y el alcance del proceso y determinar las actuaciones inmediatas a seguir para atender la situación de urgencia.
  3. La realización de los procedimientos diagnósticos precisos y de los procedimientos terapéuticos médico-quirúrgicos necesarios para atender adecuadamente cada situación de urgencia sanitaria.
  4. La monitorización, la observación y la reevaluación de los pacientes, cuando su situación así lo requiera.
  5. El transporte sanitario, terrestre, aéreo o marítimo, asistido o no asistido, según lo requiera la situación clínica de los pacientes, en los casos en que sea preciso para su adecuado traslado al centro sanitario que pueda atender de forma óptima la situación de urgencia.
  6. La información y asesoramiento a los pacientes o, en su caso, acompañantes, sobre la atención prestada y las medidas a adoptar al finalizar dicha atención, de acuerdo con la legislación vigente.
  7. Una vez atendida la situación de urgencia, se procederá al alta de los pacientes o a su derivación al nivel asistencial más adecuado y, cuando la gravedad de la situación así lo requiera, al internamiento hospitalario, con los informes clínicos pertinentes para garantizar la continuidad asistencial.
  8. La comunicación a las autoridades competentes de aquellas situaciones que lo requieran, especialmente en el caso de sospecha de violencia de género o de malos tratos en menores, ancianos y personas con discapacidad.

NO URGENCIAS (ATENCION PRIMARIA)

La atención primaria es el nivel básico e inicial de atención, que garantiza la globalidad y continuidad de la atención a lo largo de toda la vida del paciente, actuando como gestor y coordinador de casos y regulador de flujos. Comprenderá actividades de promoción de la salud, educación sanitaria, prevención de la enfermedad, asistencia sanitaria, mantenimiento y recuperación de la salud, así como la rehabilitación física y el trabajo social.

Todas estas actividades, dirigidas a las personas, a las familias y a la comunidad, bajo un enfoque biopsicosocial, se prestan por equipos interdisciplinares, garantizando la calidad y accesibilidad a las mismas, así como la continuidad entre los diferentes ámbitos de atención en la prestación de servicios sanitarios y la coordinación entre todos los sectores implicados.

La atención primaria, que incluye el abordaje de los problemas de salud y los factores y conductas de riesgo, comprende los siguientes apartados:

  • Atención sanitaria a demanda, programada y urgente tanto en la consulta como en el domicilio del enfermo.
  • Indicación o prescripción y realización, en su caso de procedimientos diagnósticos y terapéuticos.
  • Actividades en materia de prevención, promoción de la salud, atención familiar y atención comunitaria.
  • Actividades de información y vigilancia en la protección de la salud.
  • Rehabilitación básica.
  • Atenciones y servicios específicos relativos a la mujer, la infancia, la adolescencia, los adultos, la tercera edad, los grupos de riesgo y los enfermos crónicos.
  • Atención paliativa a enfermos terminales.
  • Atención a la salud mental en coordinación con los servicios de atención especializada.
  • Atención a la salud bucodental.

SEGURO SANITARIO MEDICO

El Sistema Nacional de Salud de España es el ente que engloba a las prestaciones y servicios sanitarios de España, que de acuerdo con la ley son responsabilidad de los poderes públicos. La asistencia sanitaria en España es universal y gratuita, con la excepción del turismo sanitario.

En España, conforme al principio de descentralización promulgado por la Constitución, la competencia sanitaria está transferida a cada una de las comunidades autónomas. El Gobierno central tan solo realiza labores de coordinación entre las distintas comunidades autónomas.

En España, las personas «aseguradas» por el Sistema Nacional de la Seguridad Social, y sus «beneficiarios», tienen derecho a solicitar asistencia sanitaria:

  • Asegurados: puedes solicitarla si trabajas y estás afiliado y en alta en el sistema nacional de la seguridad social, si eres pensionista o estás desempleado y has agotado la prestación o el subsidio por desempleo y resides en España.
  • Beneficiarios: puedes solicitarla si eres familiar de alguna persona asegurada, resides en España y reúnes unos requisitos.

Los asegurados o beneficiarios tendrán derecho a recibir asistencia sanitaria, que en España incluye:

  • Atención médica: en centros de salud y hospitales, públicos o privados, y atención domiciliaria, por ejemplo, en el caso de personas mayores o con discapacidad.
  • Urgencias: si necesita cuidados urgentes, les podrán atender en cualquier centro médico y recibir hospitalización si fuera necesario. En caso necesitar un servicio de ambulancias, también estará cubierto por el sistema español.
  • Rehabilitación: si por prescripción médica necesitan rehabilitación, el sistema nacional cubrirá su coste.
  • Medicinas libres de coste: los beneficiarios de pensiones no contributivas y rentas básicas de inserción; desempleados que hayan agotado el derecho a la prestación o subsidio; víctimas de accidentes o enfermedades laborales; y los pacientes hospitalizados.
  • Medicinas con coste parcial: la mayoría de pacientes, no hospitalizados, deberán pagar entre el 10 y el 60% del precio final, en función de sus ingresos. La Seguridad Social cubre parte del coste de prótesis quirúrgicas, equipo ortopédico y sillas de ruedas.
  • Medicinas con coste total: la atención médica española no cubre las prótesis dentales ni las gafas.

Son titulares del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria todas las personas con nacionalidad española y las personas extranjeras que tengan establecida su residencia en el territorio español. Sin perjuicio de lo anterior, las personas con derecho a la asistencia sanitaria en España en aplicación de los reglamentos comunitarios de coordinación de sistemas de Seguridad Social o de los convenios bilaterales que comprendan la prestación de asistencia sanitaria, tendrán acceso a la misma, siempre que residan en territorio español o durante sus desplazamientos temporales a España, en la forma, extensión y condiciones establecidos en las disposiciones comunitarias o bilaterales indicadas.

Para hacer efectivo el derecho con cargo a los fondos públicos de las administraciones competentes, las personas titulares de los citados derechos deberán encontrarse en alguno de los siguientes supuestos:

a) Tener nacionalidad española y residencia habitual en el territorio español.

b) Tener reconocido su derecho a la asistencia sanitaria en España por cualquier otro título jurídico, aun no teniendo su residencia habitual en territorio español, siempre que no exista un tercero obligado al pago de dicha asistencia.

c) Ser persona extranjera y con residencia legal y habitual en el territorio español y no tener la obligación de acreditar la cobertura obligatoria de la prestación sanitaria por otra vía.

Aquellas personas que no tengan derecho a la asistencia sanitaria con cargo a fondos públicos, podrán obtener dicha prestación mediante el pago de la correspondiente contraprestación o cuota derivada de la suscripción de un convenio especial.

El reconocimiento y control del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria con cargo a fondos públicos corresponderá al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social con la colaboración de las entidades y administraciones públicas imprescindibles para comprobar que se cumplen los requisitos.

Una vez reconocido el derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria con cargo a fondos públicos, éste se hará efectivo por las administraciones sanitarias competentes, que facilitarán el acceso de los ciudadanos a las prestaciones de asistencia sanitaria mediante la expedición de la tarjeta sanitaria individual.

Con ella podrá solicitar la atención de un médico de atención primaria o pediatra, en el centro de salud que le corresponda por vecindad. Él le remitirá a un especialista o a un hospital, si lo necesita (excepto en el caso de urgencias, donde podrá acudir a cualquier hospital). En cualquier otro centro médico que no pertenezca a la red pública, deberá abonar por su cuenta la atención sanitaria.

Las personas extranjeras no registradas ni autorizadas como residentes en España tienen derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria en las mismas condiciones que las personas con nacionalidad española.

La citada asistencia será con cargo a los fondos públicos de las administraciones competentes siempre que dichas personas cumplan todos los siguientes requisitos:

a) No tener la obligación de acreditar la cobertura obligatoria de la prestación sanitaria por otra vía, en virtud de lo dispuesto en el derecho de la Unión Europea, los convenios bilaterales y demás normativa aplicable.

b) No poder exportar el derecho de cobertura sanitaria desde su país de origen o procedencia.

c) No existir un tercero obligado al pago.

Las comunidades autónomas, en el ámbito de sus competencias, fijarán el procedimiento para la solicitud y expedición del documento certificativo que acredite a las personas extranjeras para poder recibir la prestación asistencial.

VACUNACIONES

Durante el siglo XX la vacunación ha sido una de las medidas de mayor impacto en salud pública, gracias a la cual se ha conseguido disminuir la carga de enfermedad y la mortalidad por enfermedades infecciosas transmisibles en la infancia.

Gracias a la vacunación se logró, por primera vez en la historia, la erradicación mundial de una enfermedad: la viruela en 1980; y de otras más posteriormente.

Estos logros han sido posibles gracias a la implantación de programas sistemáticos de vacunación, que en España se iniciaron en 1963 con las campañas anuales de vacunación frente a la poliomielitis.

En 1975 se implantó el primer calendario de vacunación infantil, que ha ido modificándose a lo largo de los años, incorporando las distintas vacunas a medida que estaban disponibles y en función de los cambios epidemiológicos. Las comunidades autónomas son las responsables de establecer el calendario de vacunación en su territorio y desde el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se establecen acuerdos para mantener la coordinación y cohesión en todo el Estado. En 2010 el pleno del Consejo Interterritorial del SNS acordó establecer un Calendario Único de Vacunación para toda España, que desde 2012 se revisa y publica anualmente.

En España, las vacunaciones incluidas en el calendario oficial de cada comunidad autónoma son gratuitas y recomendadas de forma universal. Es decir, el calendario está financiado con fondos públicos que provienen de los impuestos y se ofrece y recomienda a toda la población.

ATENCION BUCODENTAL

Comprende las actividades asistenciales, diagnósticas y terapéuticas, así como aquellas de promoción de la salud, educación sanitaria y preventivas, dirigidas a la atención a la salud bucodental.

La indicación de esta prestación se realiza por los odontólogos y especialistas en estomatología.

La atención bucodental en atención primaria tiene el siguiente contenido:

  1. Información, educación para la salud y, en su caso, adiestramiento en materia de higiene y salud bucodental.
  2. Tratamiento de procesos agudos odontológicos, entendiendo por tales los procesos infecciosos y/o inflamatorios que afectan al área bucodental, traumatismos oseodentarios, heridas y lesiones en la mucosa oral, así como la patología aguda de la articulación témporo-mandibular. Incluye consejo bucodental, tratamiento farmacológico de la patología bucal que lo requiera, exodoncias, exodoncias quirúrgicas, cirugía menor de la cavidad oral, revisión oral para la detección precoz de lesiones premalignas y, en su caso, biopsia de lesiones mucosas.
  3. Exploración preventiva de la cavidad oral a mujeres embarazadas: Incluye instrucciones sanitarias en materia de dieta y salud bucodental, acompañadas de adiestramiento en higiene bucodental, y aplicación de flúor tópico de acuerdo a las necesidades individuales de cada mujer embarazada.
  4. Medidas preventivas y asistenciales para la población infantil de acuerdo con los programas establecidos por las administraciones sanitarias competentes: Aplicación de flúor tópico, obturaciones, sellados de fisuras u otras.

Se consideran excluidos de la atención bucodental básica los siguientes tratamientos:

  1. Tratamiento reparador de la dentición temporal.
  2. Tratamientos ortodóncicos.
  3. Exodoncias de piezas sanas.
  4. Tratamientos con finalidad exclusivamente estética.
  5. Implantes dentarios, solo se financian para pacientes con procesos oncológicos que afectan a la cavidad oral que impliquen la pérdida de dientes relacionada directamente con la patología o su tratamiento, y pacientes con malformaciones congénitas que cursan con anodoncia (fisurados, malformaciones linfáticas, displasia ectodérmica, síndromes craneofaciales, etc.).
  6. Realización de pruebas complementarias para fines distintos de las prestaciones contempladas como financiables por el Sistema Nacional de Salud en esta norma.

En el caso de personas con discapacidad que, a causa de su deficiencia, no son capaces de mantener, sin ayuda de tratamientos sedativos, el necesario autocontrol que permita una adecuada atención a su salud bucodental, para facilitarles los anteriores servicios serán remitidas a aquellos ámbitos asistenciales donde se les pueda garantizar su correcta realización.

Plan de Salud Bucodental Infantil.

En España, la salud bucodental infantil tiene una cobertura mejorable y sobre todo, tiene una oferta desigual entre territorios a pesar de los avances y esfuerzos realizados por los diferentes servicios de salud de las Comunidades Autónomas; ello se traduce en desigualdades en los niveles de salud bucodental infantil.

Algunas Comunidades han desarrollado programas específicos orientados a mejorar la situación y mediante la aplicación de los mismos, se está consiguiendo incrementar la cobertura de los servicios de salud bucodental en la población infantil, lo cual se está traduciendo en mejoras notables de los indicadores de salud dental.

De hecho, la incorporación de estos servicios de atención a la salud bucodental a la población infantil, ha demostrado un importante aumento del número de niños libres de caries, uno de los objetivos esenciales de programas en salud de este tipo.

Objetivos:

  • Mejorar la salud bucodental infantil.
  • Crear hábitos de vida y alimentación que sirvan para prevenir y promocionar la salud bucodental.
  • Favorecer el acceso a los servicios de salud bucodental a los niños de 7 a 15 años.
  • El contenido del Plan se ejecuta mediante Convenios con cada una de las Comunidades Autónomas, que quieran sumarse al programa.
  • Su puesta en marcha es progresiva.

SALUD SEXUAL

La Ley Orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo establecía implementar una Estrategia de Salud Sexual y reproductiva cada cinco años. Pese a que se aprobó la primera ese mismo año, en 2010, y ha caducado en 2015, aún no se ha aprobado la siguiente.

También se contemplaba en la ley la evaluación cada dos años de la estrategia y un informe anual, pero no consta la elaboración de ningún material de este tipo desde el inicio de la misma, y menos aún su publicación y difusión.

La Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva se aprobó en octubre de 2010 por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Incluye los ejes básicos para orientar a las instituciones públicas en materia de derechos sexuales y derechos reproductivos, garantizar el acceso al aborto, a métodos anticonceptivos y que exista educación sexual.

El objetivo general de esta Estrategia es ofrecer una atención de calidad a la salud sexual y reproductiva en el Sistema Nacional de Salud, pretendiendo impulsar líneas de actuación sobre la promoción, atención y formación de la salud sexual.

Para realizar esta tarea y establecer líneas de actuación futuras, es necesario contar con un diagnóstico inicial en el que se analice la situación que presentan las CCAA y CEA. A la vista de los resultados se constata una variabilidad territorial en la atención a la salud sexual. Son varias las comunidades que no la contemplan como un área prioritaria de intervención en sus respectivos planes de salud, y algunas regulan esta atención en normativas específicas centradas en aspectos relacionados con la prevención de ITS-VIH y embarazos no deseados.

La mayoría cuenta con programas y protocolos específicos para la anticoncepción en la Cartera de Servicios.

Según la información declarada por las CCAA y CEA, en mayor o menor medida desarrollan planes, programas, protocolos o guías en relación a la salud sexual, donde llevan a cabo acciones relacionadas, en la mayoría de los casos, con la formación y educación afectiva sexual para personas jóvenes, anticoncepción de urgencia, información telefónica y actividades relacionadas con la prevención del VIH.

En algunas CCAA y CEA se organizan servicios específicos dirigidos a la población joven. Se trata de servicios de muy distintas denominaciones, características, prestaciones, horario y accesibilidad.

En la mayoría de las autonomías desarrollan programas de prevención de ITS-VIH, teniendo en cuenta los distintos grupos poblacionales. Pocas fijan su atención en campañas de información sobre nuevos métodos hormonales y/o anticoncepción de urgencia.

Algunas autonomías ofrecen una atención sexológica o formativa desde la perspectiva de la promoción de la salud, orientada hacia una visión preventiva y asistencial.

Cabe destacar la relación que existe dentro de las CCAA y CEA con otros organismos distintos al ámbito sanitario para la actuación de la atención a la salud sexual. Las entidades con las que se mantiene una coordinación interinstitucional en el desarrollo de dichas actuaciones son principalmente los servicios o consejerías de educación, igualdad/mujer, bienestar y juventud, los ayuntamientos locales o las ONG´s.

En cuanto a la formación en salud sexual, prácticamente todas las autonomías consultadas dicen ofrecer programas formativos sobre la atención a la salud sexual dirigidos a profesionales de la salud.

Respecto a la prevención de embarazos no deseados, las actuaciones que realizan las CCAA se materializan a través de acciones dirigidas a las mujeres en edad fértil, gestionadas tanto desde los centros de atención primaria como desde los centros específicos existentes en determinadas CCAA, con distintas denominaciones dependiendo del territorio, como por ejemplo: Centro de Atención a la Mujer, Centro de Orientación Familiar, Oficina de Planificación Familiar, Unidades de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva, etc. En general, lo que se realiza son tareas de información y seguimiento de los métodos de prevención de embarazos no deseados, consejos para cada uno de los métodos contraceptivos, efectos secundarios, procedimientos de actuación para la anticoncepción de urgencia (diagnóstico, prescripción, control, seguimiento y/o derivación) y acciones de sensibilización en materia afectivo sexual, abordaje de la prevención y diagnóstico, y tratamiento de las ITS.

En todas las CCAA se ofertan los métodos anticonceptivos conforme a lo estipulado en la Cartera de Servicios Comunes del SNS, aunque la financiación pública y accesibilidad a los métodos anticonceptivos se ha observado una gran variabilidad territorial que puede generar desigualdades e inequidades en su acceso.

PARTO Y CUIDADO DEL NIÑO

Las atenciones y servicios específicos relativos a la mujer y la infancia comprenden, además de lo indicado con carácter general, las actividades asistenciales, diagnósticas, terapéuticas y de rehabilitación, así como aquellas de promoción de la salud, educación sanitaria y prevención de la enfermedad, que se realizan en el nivel de atención primaria, en aplicación de los protocolos y programas de atención específicos de los distintos grupos de edad, sexo y grupos de riesgo.

Las actividades dirigidas a grupos de riesgo se prestan tanto en el centro sanitario como en el ámbito domiciliario o comunitario, dentro de los programas establecidos por cada servicio de salud, en relación con las necesidades de salud de la población a la que atienden.

  1. Servicios de atención a la mujer.

    1. Detección de grupos de riesgo y diagnóstico precoz de cáncer ginecológico y de mama de manera coordinada y protocolizada con atención especializada, según la organización del correspondiente servicio de salud.
    2. Indicación y seguimiento de métodos anticonceptivos no quirúrgicos y asesoramiento sobre otros métodos anticonceptivos e interrupción voluntaria del embarazo.
    3. Atención al embarazo y puerperio:

      • Captación de la mujer embarazada en el primer trimestre de gestación y detección de los embarazos de riesgo.
      • Seguimiento del embarazo normal, de manera coordinada y protocolizada con atención especializada, según la organización del correspondiente servicio de salud.
      • Educación maternal, incluyendo el fomento de la lactancia materna, la prevención de incontinencia urinaria y la preparación al parto.
      • Visita puerperal en el primer mes del posparto para valoración del estado de salud de la mujer y del recién nacido.
    4. Prevención, detección y atención a los problemas de la mujer en el climaterio.
  1. Servicios de atención a la infancia.

    1. Valoración del estado nutricional, del desarrollo pondo-estatural y del desarrollo psicomotor.
    2. Prevención de la muerte súbita infantil.
    3. Consejos generales sobre desarrollo del niño, hábitos nocivos y estilos de vida saludables.
    4. Educación sanitaria y prevención de accidentes infantiles.
    5. Orientación anticipada para la prevención y detección de los problemas de sueño y de esfínteres.
    6. Detección de los problemas de salud, con presentación de inicio en las distintas edades, que puedan beneficiarse de una detección temprana en coordinación con atención especializada, a través de las actividades encaminadas a la:
      • Detección precoz de metabolopatías.
      • Detección de hipoacusia, displasia de articulación de cadera, criptorquidia, estrabismo, problemas de visión, problemas del desarrollo puberal, obesidad, autismo, trastornos por déficit de atención e hiperactividad.
      • Detección y seguimiento del niño con discapacidades físicas y psíquicas.
      • Detección y seguimiento del niño con patologías crónicas.

PREVENCION SANITARIA

Comprende las actividades de promoción de la salud, educación sanitaria y prevención de la enfermedad que se realizan en el nivel de atención primaria, dirigidas al individuo, la familia y la comunidad, en coordinación con otros niveles o sectores implicados.

Las actividades de prevención y promoción de la salud se prestan, tanto en el centro sanitario como en el ámbito domiciliario o comunitario, dentro de los programas establecidos por cada servicio de salud, en relación con las necesidades de salud de la población de su ámbito geográfico.

  1. Prevención y promoción de la salud.
    1. Promoción y educación para la salud.

      Comprende las actividades dirigidas a modificar o potenciar hábitos y actitudes que conduzcan a formas de vida saludables, así como a promover el cambio de conductas relacionadas con factores de riesgo de problemas de salud específicos y las orientadas al fomento de los autocuidados, incluyendo:

      • Información y asesoramiento sobre conductas o factores de riesgo y sobre estilos de vida saludables.
      • Actividades de educación para la salud grupales y en centros educativos.
    2. Actividades preventivas.

      • Vacunaciones en todos los grupos de edad y, en su caso, grupos de riesgo, según el calendario de vacunación vigente aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y las administraciones sanitarias competentes, así como aquellas que puedan indicarse, en población general o en grupos de riesgo, por situaciones que epidemiológicamente lo aconsejen.
      • Indicación y administración, en su caso, de quimioprofilaxis antibiótica en los contactos con pacientes infecciosos para los problemas infectocontagiosos que así lo requieran.
      • Actividades para prevenir la aparición de enfermedades actuando sobre los factores de riesgo (prevención primaria) o para detectarlas en fase presintomática mediante cribado o diagnóstico precoz (prevención secundaria).
  1. Atención familiar.

    Comprende la atención individual considerando el contexto familiar de los pacientes con problemas en los que se sospecha un componente familiar. Incluye la identificación de la estructura familiar, la etapa del ciclo vital familiar, los acontecimientos vitales estresantes, los sistemas de interacción en la familia y la detección de la disfunción familiar.

  2. Atención comunitaria.

    Conjunto de actuaciones con participación de la comunidad, orientadas a la detección y priorización de sus necesidades y problemas de salud, identificando los recursos comunitarios disponibles, priorizando las intervenciones y elaborando programas orientados a mejorar la salud de la comunidad, en coordinación con otros dispositivos sociales y educativos.

ATRÁS
IMPORTANTE: Por favor tenga en cuenta que el mapa virtual FALK ha sido desarrollado en el año 2018 y desde entonces puede que haya habido cambios en los procedimientos descritos y en la información práctica proporcionada.

This project has been funded with support from the European Commission.
This website reflects the views only of the author, and the Commission cannot be held responsible for any use which may be made of the information contained therein.